Dubái mira al futuro y ofrece oportunidades en tecnología y renovables

Los sectores tradicionales pierden peso ante los emergentes

Dubái
Vista de Dubái con el famoso rascacielos Burj Khalifa al centro.

En menos de diez años, el comercio no petrolero entre Dubái y España ha aumentado un 53%, pasando de los 1.170 millones de euros en 2011 a los 1.800 millones en 2018, según datos de la Cámara de Comercio e Industria de Dubái.

Sin embargo, el presidente de la entidad, Hamad Buamim, señala que “aún hay mucho espacio para ampliar el alcance de este intercambio”, gracias sobre todo a la apuesta del emirato por diversificar su economía, lo que ha creado nuevas oportunidades de negocio para las empresas españolas en sectores como el de las energías renovables, los recursos hídricos o la tecnología.

Emiratos muestra gran interés por las ‘startups’ españolas

Un ejemplo de esto es la iniciativa de la Dubai Electricity and Water Authority (DEWA) de destinar en los próximos cinco años más de 30.000 millones de dólares (cerca de 27.000 millones de euros) para financiar proyectos que den a la economía local un giro hacia la sostenibilidad.

Otro, la estrategia puesta en marcha por las autoridades dubaitíes para atraer a empresas innovadoras de todo el mundo, con el objetivo de que apoyen la transición del emirato hacia una ciudad inteligente global.

Para los emiratíes, las firmas españolas se han convertido en sinónimo de innovación

Hamad Buamim, Cámara de Comercio e Industria de Dubái

“En este sentido, creemos que es un momento de gran potencial para las empresas españolas especializadas en tecnologías avanzadas que quieran traer sus propuestas al mercado de Dubái”, afirma Buamim. Pero no solo eso. “Dubái es la economía más dinámica de la región y la puerta de entrada para acceder a más de 2.000 millones de consumidores en Oriente Medio, África y Asia”, destaca.

El emirato, que cuenta con una ubicación geográfica estratégica, una infraestructura de primer mundo y un entorno amigable para los inversores que atrae a empresas de todas partes, ofrece también otros atractivos.

Pese a la gran seguridad jurídica, aquí el tema cultural sigue teniendo un peso importante

Eduardo Delage, Lupicinio International Law

“Entre sus ventajas está el hecho de que no existe el impuesto de sociedades y que solo hay un IVA reducido del 5%”, apunta Erik Rovina, consejero jefe de la Oficina Comercial de España en los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Aunque también hay riesgos. “Entre ellos, el más importante”, dice Rovina, “es que se trata de un mercado muy saturado y competitivo”. Por su parte, Eduardo Delage, representante de Lupicinio International Law Firm en Oriente Medio, destaca también otras dificultades, como el peso cultural y la prevalencia de las relaciones personales a la hora de negociar. “Llegar a acuerdos en esta ciudad requiere más tiempo y que el cliente o tu socio te vea, que sepa que quieres estar aquí”, señala.

Las compañías españolas en Dubái también pueden servir
de puente con Latinoamérica

Erik Rovina, Oficina Comercial de España en EAU

Para establecerse en Dubái, el experto sugiere dos opciones principales: montar una LLC (sociedad de responsabilidad limitada) junto a un socio local que deberá tener, por ley, el 51% del capital de la empresa, o instalarse en una de las numerosas zonas francas que hay en la ciudad, lo cual permite mantener el 100% de la compañía, aunque limita a hacer negocios únicamente con el exterior.

En la actualidad hay en torno a 200 empresas españolas en Dubái, algunas de ellas presentes en sectores estratégicos como el del petróleo y el gas, la hostelería, el comercio minorista, las infraestructuras y los agronegocios. Pero el futuro, según Erik Rovina, está en los sectores emergentes mencionados.

El coste de vida es elevado, con lo cual una pyme tiene que tener recursos iniciales para sostenerse

José D. Manzanera, Gulf Business Consulting

Esto explica que “el creciente ecosistema de las startups de España esté atrayendo cada vez más el interés de los inversores de EAU”, indica Hamad Buamim. José Diego Manzanera, CEO de Gulf Business Consulting, coincide: “No es fácil, pero si llegas con una idea realmente revolucionaria, aquí encontrarás a gente dispuesta a financiarte”.

Normas