BlackRock da un giro a su estrategia para poner el foco en la inversión sostenible

La mayor gestora del mundo advierte a las empresas de que tomará medidas si no luchan contra la emergencia climática

BlackRock da un giro a su estrategia para poner el foco en la inversión sostenible

BlackRock se vuelve verde. La mayor gestora de fondos de inversión del planeta, con cerca de siete billones de euros de activos bajo gestión (casi siete veces el Producto Interior Bruto de España) acaba de anunciar que va a reorientar todos sus productos hacia inversiones más sostenibles. El efecto más directo de esta nueva política se concretará en el veto a cualquier minera que siga extrayendo carbón para centrales térmicas.

En una carta que BlackRock ha remitido hoy a sus clientes, la firma ha anunciado una batería de iniciativas para situar la sostenibilidad en el epicentro de su enfoque de inversión, tales como: la integración de la sostenibilidad en la construcción de carteras y la gestión del riesgo, la liquidación de las inversiones que presenten un riesgo elevado en materia de sostenibilidad, el lanzamiento de nuevos productos de inversión que descarten los combustibles fósiles y el refuerzo del compromiso con la sostenibilidad y la transparencia en sus actividades de inversión responsable.

Larry Fink, presidente ejecutivo de la gestora, también ha escrito una carta a los consejeros delegados de las grandes compañías cotizadas donde invierte la firma (es decir, casi todas), para explicarles el cambio de planteamiento hacia una inversión más verde. "El grado de concienciación respecto al cambio climático está cambiando con celeridad y, en mi opinión, nos encontramos en los albores de un replanteamiento de las finanzas desde sus cimientos", apunta el directivo en su misiva.

Fink advierte a los consejeros de las empresas que deben tomar medidas para retrasar la emergencia climática o tendrán que lidiar con la ira de los inversores que están preocupados por prácticas poco sostenibles. A su juicio, esta corriente va a provocar significativos cambios en los flujos de capitales porque los inversores temen que sus ahorros se vean afectados por invertir en empresas poco sostenibles.

El jefe de BlackRock pide a los Gobiernos de todo el mundo y a las empresas que trabajen codo con codo para lograr una transición energética justa y equitativa hacia fuentes de generación de electricidad menos contaminantes, teniendo en mente los objetivos de la Cumbre de París.

En enero, la gestora estadounidense se unió al grupo Climate Action 100+, que incluye a más de 370 gestores de activos de todo el mundo, que administran cerca de 40 billones de euros. Esta organización está presionando a los principales emisores de gases de efecto invernadero para reducir su impacto medioambiental.

Además, la firma ha establecido que las cuestiones sobre medio ambiente y cambio climático serán prioritarias en las reuniones que mantienen con los directivos de las compañías cotizadas en las que invierten. 

Fink recuerda en su carta a los consejeros delegados que el año pasado, BlackRock votó en contra o se abstuvo en la elección de 4.800 consejeros en 2.700 empresas distintas. "Cuando consideramos que las empresas y los consejos no están divulgando información sobre sostenibilidad de forma efectiva o no están implementando marcos para gestionar estas cuestiones, consideraremos responsables a los miembros del consejo".

Normas