Johnson saca adelante su plan para dejar la UE el 31 de enero sin más prórrogas

Crece la presión sobre la UE para cerrar un nuevo acuerdo comercial en 11 meses

Boris Johnson en el Parlamento británico.
Boris Johnson en el Parlamento británico.

Más de tres años después de que el pueblo británico apoyara por mayoría en referéndum abandonar la Unión Europea en 2016, el camino parece despejado definitivamente.

El Parlamento británico salido de las urnas el pasado 12 de diciembre, donde el primer ministro Boris Jonhson cuenta con una holgada mayoría, votó el viernes por 358 votos a favor y 234 en contra, el nuevo acuerdo de salida de la UE.

“Ahora es el momento de caminar juntos y escribir un nuevo y excitante capítulo en nuestra historia nacional”, declaró Johnson para añadir a continuación: “Es el momento de actuar como una nación revitalizada, un Reino Unido”.

El nuevo proyecto de ley para la salida de la UE incorpora importantes novedades respecto al que negoció Johnson con las autoridades comunitarias el pasado mes de octubre.

La más importante prohíbe por ley otorgar más prórrogas al Brexit y limita el periodo de transición al ya conocido 31 de diciembre de 2020. De esta forma, el reloj empezará a contar a partir del próximo 31 de enero de 2020 de forma irremediable para que Gran Bretaña abandone definitivamente la UE.

El texto elimina también las referencias que tenía el anterior sobre el refuerzo de los derechos de los trabajadores. Este punto ha sido calificado por el todavía portavoz de los laboristas, Jeremy Corbyn, como “terrible”, y ha añadido que “ese acuerdo no trae certeza para la comunidad, los negocios o los trabajadores”.

El acuerdo tendrá ahora que esperar a ser retomado para su tramitación a la vuelta de las vacaciones de los parlamentarios, después del 6 de enero. Luego entrará en la fase de comisión y más tarde llegará a la Cámara de los Lores. El texto definitivo deberá estar aprobado el 31 de enero.

Los mercados recibieron la noticia sin demasiada emoción, a diferencia del pasado martes, cuando conocieron los planes del primer ministro de modificar el acuerdo de salida. La bolsa reaccionó el viernes de forma moderada y experimentó una ligera bajada desde el 0,3% al 0,08%. La libra esterlina hizo el camino contrario, y se apreció un 0,3% respecto al dólar, situándose en 1,304 billetes verdes. En cuanto al euro, se afianzó la subida de la moneda británica con un 0,64%, dejando la paridad en 1,177 euros.

Se abre un periodo muy corto para que británicos y representantes de la Unión Europea negocien en apenas once meses las nuevas reglas políticas y comerciales que definirán las relaciones entre ambas instituciones en los próximos años. Ahora tendrán que ponerse de acuerdo con la presión de saber que no hay más prórrogas.

Normas