Reinvertir la desgravación, un buen plan

Volver a aportar la reducción en el IRPF puede incrementar el patrimonio un 40%

Reinversión
Getty Images

Que los planes de pensiones tienen el mejor tratamiento fiscal de todos los productos de ahorro e inversión es de sobra conocido. Y así se encargan de recordárnoslo bancos y gestoras estas semanas, conscientes de que la mayoría de los partícipes concentra el grueso de las aportaciones en el último trimestre del año, tal y como lo recoge la X Encuesta sobre Planes de Pensiones Individuales, elaborada por el Observatorio Inverco.

Recordamos: las aportaciones que se hagan este año a un plan de pensiones sirven para reducir la base imponible en la declaración de la renta que realizaremos en 2020. Esas aportaciones no pueden superar los 8.000 euros (o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y/o actividades económicas).

Además, es posible aportar en favor del cónyuge si este no obtiene rendimientos o al año estos no exceden de los 8.000 euros. En concreto, podrá efectuarse una desgravación adicional de 2.500 euros.

El objetivo de esta ventaja fiscal es fomentar el ahorro privado a largo plazo como complemento de la pensión pública de jubilación.

La mayoría de partícipes concentra los ingresos en el último trimestre

El ahorro fiscal dependerá del tipo marginal del contribuyente y de las aportaciones realizadas. Así, por ejemplo, un partícipe que por su nivel de rentas tenga un tipo marginal del 33% y que haya aportado 5.000 euros a lo largo de un ejercicio fiscal, estará ahorrando en su factura de IRPF 1.650 euros.

Quien tenga un tipo marginal del 45% y realizase la aportación máxima de 8.000 euros podría conseguir un ahorro fiscal de 3.600 euros, calculan los especialistas de BBVA.

Pero si queremos arañar aún más, lo que proponen algunos expertos es maximizar ese beneficio reinvirtiendo en el propio plan el dinero logrado con la desgravación fiscal.

Además, no solo aumentará el patrimonio sobre el que calcular la posible rentabilidad, sino que reinvertir la desgravación fiscal obtenida en un ejercicio fiscal está automáticamente generando una nueva desgravación en el siguiente ejercicio. Y así año tras año.

El ahorro en la declaración de la renta depende del tipo marginal al que se tribute

La patronal del sector, Inverco, ha realizado cálculos que concluyen que aportar la desgravación fiscal obtenida por el plan de pensiones puede aumentar hasta un 40% el dinero acumulado cuando llegue la jubilación.

Veamos dos ejemplos concretos. Un partícipe que efectúe una aportación anual de 1.000 euros acumularía un capital de 26.870 euros después de 20 años solo con la rentabilidad alcanzada, que en este caso se estima en el 3%.

Sin embargo, reinvirtiendo en el plan de pensiones el ahorro fiscal de cada año, el saldo final acumulado ascendería a 37.326 euros, es decir, un 40% más o casi 10.500 euros adicionales.

Si la aportación es de 2.000 euros anuales, el importe acumulado se incrementa proporcionalmente. En este caso, la diferencia que supone la reinversión en el capital acumulado a 20 años se acerca a los 21.000 euros.

Esta estrategia es práctica habitual, por ejemplo, en Reino Unido, donde las desgravaciones no repercuten directamente en la cuenta del cliente, sino que se reinvierten automáticamente en el plan.

Normas