Hacia una empleabilidad adecuada

Es imprescindible impulsar un modelo como la FP Dual especializada en cada sector empresarial

El cambio en los modelos de negocio debido al imparable peso de internet y los avances tecnológicos ha introducido también nuevos perfiles en las empresas. El futuro del empleo está cada vez más ligado a las necesidades reales de cada compañía, en función del sector en el que desarrollan su actividad. En un país de peso en Europa, como es España, ello hace necesario implantar fórmulas enfocadas especialmente a la empleabilidad juvenil, capaz de aportar el acceso a puestos de trabajo estables y de calidad. En momentos de transformación como el que atravesamos, el reto es impulsar vías adicionales que ayuden a reducir la tasa de desempleo, conseguir una inserción laboral rápida y efectiva y preparar a las nuevas generaciones para asumir con éxito sus respectivos roles laborales.

En este sentido, la FP dual inspirada en el modelo alemán, país donde forma parte intrínseca de su economía, abre buenas perspectivas a medio plazo. Esta innovadora modalidad se presenta como una excelente alternativa a la tradicional formación universitaria (o como paso intermedio hacia una carrera universitaria), con expectativas de inserción laboral muy elevadas que supera el 90% tras la finalización del aprendizaje. Estos logros se deben a que los programas están especialmente diseñados para mejorar las competencias y habilidades de los alumnos, pero en estrecha colaboración y comunicación con las empresas formadoras. Esto contrarrestará, en gran medida, la alta tasa de sobrecualificación que se da en España, la más alta de Europa, y aumentará la satisfacción de los empleados, ya que pueden aplicar en el trabajo todo lo que han aprendido. Se trata de una opción dinámica y flexible que cuenta ya en España con la implicación de grandes multinacionales y compañías españolas, como empresas formadoras y empleadoras. Todas ellas apuestan cada vez más por esta opción dual, ya que resuelve la dificultad que encuentran a la hora de encontrar perfiles especializados. Además, esta opción lleva aparejada un ahorro de costes, tanto en el proceso de selección como en el de adaptación de los empleados a sus funciones.

Una de las principales ventajas de la FP Dual es la capacidad de alternar la formación teórica con la práctica en la propia empresa, que propicia que el alumno esté integrado desde el primer momento en la empresa y aporte con su trabajo. El alumno se compromete e identifica con la empresa desde el primer momento, ya que adquiere una amplia experiencia en contextos reales y recibe desde el principio, una retribución económica durante su etapa de teoría y de práctica. Además consolida el aprendizaje y uso de otros idiomas y le brinda una oportunidad de crecer profesionalmente en entornos internacionales.

Las características del mercado de trabajo hace necesario dar una respuesta eficaz al tejido empresarial con capital humano preparado para las funciones técnicas que precisan. Ahora más que nunca es imprescindible impulsar un modelo como la FP Dual especializada en cada sector empresarial, ampliando el número de profesiones en FP Dual (326 profesiones duales en Alemania y 168 en España, de ellas solo 20 duales en la Comunidad de Madrid), con la colaboración de la Administración, las empresas y las escuelas de formación.

Ingo Winter es Director de FEDA Madrid German Business School