¿Es bueno endeudarse para aportar al plan de pensiones?

Varias entidades financieras ofrecen préstamos personales al 0% TAE para suscribir productos de previsión socia

Un anuncio de planes de pensiones en una sucursal del Banco Santander, en Madrid.
Un anuncio de planes de pensiones en una sucursal del Banco Santander, en Madrid.

El último trimestre del año concentra la venta de planes de pensiones. Todos los bancos ofrecen bonificaciones y regalos para atraer planes de la competencia. La última vuelta de tuerca de esta campaña comercial es el ofrecimiento de créditos específicos para realizar las aportaciones, con un tipo cercano al 0% TAE. Ahora bien, ¿merece la pena contratar este tipo de créditos?

Hay varias entidades que ofrecen estas líneas de financiación blanda. Por ejemplo, Unicaja permite a sus clientes obtener hasta 6.000 euros para destinarlo a la contratación de un plan de pensiones. El tipo es del 0% TAE. Ahora, bien, en las condiciones de este préstamo se indica que si el cliente rescata anticipadamente el plan por invalidez o paro de larga duración, el tipo aplicable sería del 7,5% TAE.

Otra entidad que ofrece financiación barata para contratar productos de previsión social complementaria es Kutxabank. Cuenta con el producto Préstamo al Cero para Aportaciones, que se puede devolver a los seis o a los 12 meses. El tipo es del 0%. Una de las limitaciones es que la aportación mínima debe ser de al menos 2.400 euros, y solo se puede pedir para contratar un puñado de planes y Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV, el equivalente a los planes de pensiones en el marco fiscal del País Vasco).

Cuando se contratan estos créditos, el cliente debe tener en cuenta que son préstamos con garantía personal. Es decir, que quien lo contrata responde con todo su patrimonio a la hora de la devolución. En el caso de los fondos de inversión sí que existe la posibilidad de pignoración: la garantía que respalda el préstamo es el propio fondo. En cambio, como en los planes de pensiones el particular no puede disponer instantáneamente de los ahorros acumulados, tampoco puede ofrecerlos como garantía.

Otros anzuelos de la industria

  • Bonificaciones. Los bancos llegan a regalar hasta el 5% del importe del plan cuando este proviene de otra entidad financiera. Ahora bien, esta gratificación tiene siempre letra pequeña puesto que va acompañada de un compromiso de permanencia, que en ocasiones llega a los siete años. Hay que tener en cuenta que dentro de la misma entidad sí que se podría hacer traspasos de un plan a otro.
  • Regalos. Los tiempos de la batería de cocina o la cubertería a cambio de contratar el plan de pensiones han quedado atrás. Ahora los bancos suelen ofrecer tablets, cheques regalos de Amazon, auriculares Bluetooth de alta definición y televisiones.
  • Experiencias. MyInvestors aprovechó el tirón comercial del último ‘Black Friday’ para ofrecer a aquellos clientes que hicieran a aportaciones a su plataforma de planes de pensiones cenas para dos personas en restaurantes con estrella Michelín, como DiverXo, La Terraza del Casino, ABAC o Coque. El importe mínimo para recibir este regalo era de 40.000 euros.

“Este tipo de préstamos tan solo deberían utilizarlos personas que, por alguna circunstancia, han llegado a finales del ejercicio sin dinero para hacer las aportaciones, pero que tienen unos ingresos holgados para ir devolviendo el crédito sin ningún problema”, explica un asesor financiero. “Lo ideal, no obstante, es poder ir haciendo aportaciones periódicas sin tener que recurrir a financiación”.

Uno de los argumentos que más utiliza la industria para vender planes, incluso con financiación, es el ahorro fiscal. Las aportaciones realizadas a este tipo de vehículos se pueden desgravar de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Dado que el tipo máximo de este impuesto llega al 48% en algunas Comunidades Autónomas, el ahorro fiscal de aportar el máximo (8.000 euros), puede llegar a los 3.840 euros. Ahora bien, también hay que tener presente que, al rescatar el plan, el jubilado deberá tributar esas rentas por el IRPF.

Otras entidades financieras, aunque no anuncian específicamente esos préstamos para planes, sí que los ofrecen a los clientes que los necesitan.

“Al final, la financiación de los planes responde a la misma lógica que las bonificaciones por traspasos”, explica un directivo de una de las grandes aseguradoras españolas. “Creo que las entidades deberían poner el foco en la concienciación y en las aportaciones periódicas, más que en este tipo de campañas estacionales”.

En términos financieros, pedir un préstamo para el plan puede resultar rentable. Teniendo en cuenta que la financiación es casi gratuita y que el partícipe obtiene una ventaja fiscal casi inmediata, las cuentas pueden ser redondas. Ahora bien, es importante que al contratarlo se busque un producto solvente.

Una de las últimas firmas en sumarse esta batalla es MyInvestor (una marca de Andbank), que ofrece préstamos al 0,94% para quienes aporten a planes de pensiones de su plataforma. Si se traen el producto de otro banco, la TAE del crédito se reduce al 0,5%.

Normas