Formación

Los empleados de FP elevan un 11,5% la productividad en la industria

Dos tercios de las plantillas de estas compañías carecen de titulación

Los empleados de FP elevan un 11,5% la productividad en la industria
Getty Images

La industria atraviesa una cuarta revolución de carácter digital en la que tendrá que adoptar nuevos procesos productivos cada vez más centrados en la tecnología para ganar valor y eficiencia y seguir siendo competitiva. Un objetivo que dependerá, en gran medida, de la capacidad de adaptación de su plantilla y de tener un capital humano mejor formado. En ese sentido, un estudio publicado este miércoles muestra que los empleados de Formación Profesional (FP) elevan un 11,5% la productividad de las empresas industriales. Las compañías que cuentan con trabajadores con esta cualificación son además más competitivas e innovadoras y logran mayores ventas, según destaca el informe elaborado por la Fundación Bankia y la Fundación Sepi

"La Formación Profesional de los empleados eleva el nivel de productividad de la empresa industrial en un 11,5%", mientras que su ausencia reduce la productividad un 18,2%, sostiene el estudio, elaborado con las respuestas de más de 1.800 empresas a través de la Encuesta sobre Estrategias Empresariales (ESEE) en 2016. El efecto complementario de la FP sumada a la formación universitaria consigue ganancias de productividad del 18,3%, "superior al efecto de la formación universitaria tratada de manera individual", detalla el informe. 

Unos datos muy relevantes ya que si bien el 80,5% de las empresas industriales españolas contrata a trabajadores de FP, su peso es todavía muy limitado. En efecto, según sostiene el estudio, cerca de dos tercios de los empleados industriales (64%) no tiene ningún tipo de titulación, apenas un 22% proviene de la Formación Profesional, y tan solo un 15% restante cuenta con una titulación universitaria. Si bien más de ocho de cada diez empresas industriales en nuestro país cuentan con menos de 200 empleados, aquellas de mayor tamaño tienen también una plantilla con mayor nivel formativo: los trabajadores sin titulación caen al 50%, mientras los de FP y universitarios suben el 30% y el 21%, respectivamente.

No se trata solo de productividad. Los datos del informe muestran que las compañías que contratan a graduados de FP tienen mayores ventas, invierten más en formación e innovación, y ofrecen mejores condiciones salariales y mayor estabilidad en el empleo.

En concreto, el estudio destaca que aquellas empresas que cuentan con empleados de FP presentan un mayor volumen de ventas, de 63,5 millones de euros frente a los 9,5 millones de las empresas que no contratan trabajadores con esta formación. También logran un valor añadido bruto de 13,9 millones de euros de media frente a los 2,1 millones de las que no cuentan con ellos, y una productividad de 36,3 euros por trabajador y hora frente a 24,2 euros del resto. Se trata, además, de empresas más grandes (177,8 trabajadores de media frente a 42,5 empleados) y con mayor proyección internacional, ya que las primeras venden un 28,2% al exterior frente al 14,5% de las demás.

Estas empresas demuestran tener una mayor propensión al gasto en I+D: el 30,2% destina recursos para ser más innovadoras frente a solo el 2,4% de las que no contratan trabajadores de FP. También destinan más recursos en formar a sus empleadostanto el gasto interno por trabajador (81,4 euros) como el gasto externo (106,6 euros) son netamente superiores al esfuerzo en capacitación del resto de empresas (22,9 y 24,3 euros, respectivamente).

Todo ello revierte, finalmente, en mejores condiciones laborales. Las empresas que cuentan con técnicos de FP ofrecen un contrato fijo y a tiempo completo al 83,7% de su plantilla, frente al 78,6% de las compañías sin esos profesionales y sueldos más elevados. El coste medio por empleado es de 44.500 euros, un 29% superior a los 31.800 euros de media del resto de compañías. 

Importancia de la Formación Profesional

España es el país de la Unión Europea con la tasa más alta de fracaso escolar, del 17,9% frente al 10,6% de la media de los Veintiocho y, aunque ha disminuido en los últimos años, incumplirá con creces el objetivo marcado por la UE para 2020 de no rebasar el 10%. 

Por ello, el estudio recalca la importancia de apostar por la FP en sus distintas ramas, que apenas aglutina al 10,46% de los estudiantes y que podría frenar la sangría del abandono escolar, reducir el importante desajuste entre oferta y demanda competencial del mercado laboral, y con ello, recortar la elevada tasa de paro del 14%.

La FP se divide en tres ramas: la básica, que se presenta como una vía profesional alternativa para los estudiantes que hayan cursado al menos tres cursos de la ESO; la de grado medio, a la que se accede bien a través de la FP básica o tras la ESO y con la que se consigue un título técnico para ejercer una profesión y, finalmente, la de grado superior, a la que se puede optar tras cursar el bachillerato o la FP de grado medio y forma parte de la educación superior, pudiendo continuar los estudios en la universidad.

A ellas se suma la modalidad de FP Dual, puesta en marcha en 2012, que permite a los estudiantes aprender trabajando y obtener una experiencia profesional antes de salir al mercado laboral. Un aprendizaje muy consolidad en países como Austria, Dinamarca, Alemania o Suiza pero que en España apenas supone el 2% de los alumnos para el año 2016-2017. 

En ese sentido, si se compara con los principales países europeos, la FP de grado medio (que supone la segunda etapa de la educación secundaria) está fuertemente "infradimensionada" y tiene un amplio margen de crecimiento, según sostiene el informe. En efecto, España ocupa el segundo peor puesto de la UE23, solo por detrás de Grecia, con menor número de estudiantes bajo esta modalidad. En cuanto al porcentaje de titulados de grado medio respecto a la tasa de titulados en educación secundaria, España está todavía 13 puntos por debajo de la media de la UE23.

Normas