Banca

El Banco de España urge a la banca a usar la información de los clientes para fijar los precios

Pide que las entidades analicen el coste y riesgo de cada operación y alerta al sector de que puede perder negocio en favor de otros

Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España
Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, instó este viernes a las entidades financieras a utilizar la información que disponen de sus clientes para fijar bien los precios, repercutiendo los costes y riesgos asumidos “en cada operación”.

Durante su intervención en un foro organizado en San Sebastián por Laboral Kutxa y EY, Delgado consideró “esencial” que las entidades sean capaces “de extraer, explotar y analizar los datos de su clientela” y utilizarla “en las decisiones sobre concesión de riesgos y en la fijación de precios”, sobre todo, en los momentos actuales de alta rivalidad.

“En un entorno tan competitivo como el actual, las entidades deben discriminar cada transacción en términos de riesgo y coste”, refirió, conminando además a “analizar la rentabilidad conjunta para cada cliente”.

Según afirmó, en este campo “queda muchísimo potencial de mejora”, ya que “no está totalmente demostrado que se esté explotando adecuadamente la información para trasladar el riesgo subyacente al precio”. La subgobernadora explicó que se trata de una “deficiencia de gestión” que parece “común para muchos bancos de la eurozona” y cuya utilización correcta podría ser positiva, ya que “nos hallaríamos ante una “palanca” clara para mejorar la eficiencia bancaria”.
Delgado fue más allá en su llamada y avisó del riesgo de perder negocio si las entidades no toman partida activa: “Si la banca no aprovecha esta ventaja hoy, otros competidores nuevos lo harán mañana”.

Durante su intervención estimó que el entorno, “extremadamente competitivo y difícil”, “obliga” a “revisar” el modelo de negocio bancario “para responder a la nueva realidad económica, tecnológica, medioambiental y social”.

Entre los desafíos citó asegurar una buena gobernanza como un factor clave para “asegurar la viabilidad del negocio a largo plazo”, abordar el reto tecnológico y el de las finanzas sostenibles.
Delgado admitió que el sector financiero ha mejorado su solvencia y rentabilidad tras la crisis, pero demandó máxima prudencia, ya que la financiación de proyectos de “dudosa” viabilidad “es, a medio plazo, un pésimo negocio para todos”.

Al respecto indicó que perjudica al cliente “que ve comprometido su futuro por una mala decisión personal o empresarial”, para el banco que “tiene que soportar las pérdidas de un préstamo dudoso” y hasta para el sistema judicial porque aumenta su carga de trabajo.

Asimismo, indicó que también puede pasar factura a la sociedad en su conjunto, “al dejar dolorosas secuelas en forma de despidos y desahucios”. La subgobernadora admitió que en momentos de expansión económica y con alta presión competitiva “es fácil” olvidar los problemas que una mala concesión acarrea e, incluso, reconoció que hasta el supervisor “puede caer en esa falsa sensación de seguridad, crecimiento y beneficio que solo nos estaría conduciendo al desastre”. “Debemos evitar a toda costa caer en esta trampa”, concluyó.

Normas