Facebook Spain factura ya desde España, pero sigue sin pagar apenas impuestos

Multiplica por 11 sus ingresos hasta los 112 millones

Usuario de Facebook, con un logo de la tecnológica de fondo.
Usuario de Facebook, con un logo de la tecnológica de fondo.

Facebook ha cambiado su forma de contabilizar el negocio en España y en el último ejercicio ha comenzado a facturar parte de sus ingresos en publicidad a ciertos clientes directamente desde Facebook Spain. Una modificación significativa que ha multiplicado por 11 los ingresos de su filial española, hasta 112 millones, frente a los 10,1 millones registrados en 2017. No obstante, el pago por impuestos no ha aumentado en la misma proporción, según consta en los estados financieros de la empresa, depositados recientemente en el Registro Mercantil.

Las grandes compañías tecnológicas están en el punto de mira por la manera de facturar los ingresos y el pago de impuestos en los países en los que operan. Habitualmente, la estrategia de este tipo de empresas se basa en establecer una sociedad en un destino que resulta fiscalmente ventajoso para sus intereses y a través de ella facturar el grueso de su negocio (suscripciones o publicidad). Al mismo tiempo, diseminan filiales en cada uno de los países en los que tienen actividad, pero solo facturan en conceptos de gestión, marketing y promoción, por lo que tanto los ingresos como el pago de impuestos resulta exiguo. Una práctica perfectamente legal pero que ha suscitado críticas de compañías que operan en otros sectores y de la propia Administración.

Las compañías están empezando a cambiar su forma de operar, pero de moemento eso no se está traduciendo en pago de más impuesto de sociedades, al menos en España. En el caso de Facebook Spain, a pesar de elevar exponencialmente sus ingresos, en 2018 pagó  864.098 euros en impuesto de sociedades. La cifra triplica con creces los 266.872 euros desembolsados en 2017 a Hacienda, pero que sigue siendo muy baja en comparación con el negocio español de Facebook.

Aunque Facebook Spain declaró unos ingresos de 112 millones, tan solo obtuvo un beneficio de 537.590 euros. La filial española divide en dos grandes partidas su cifra de negocio. Hay 9,2 millones que corresponden a servicios que factura al grupo, por su tarea como soporte de ventas. Eso es lo que venía haciendo hasta ahora: Facebook Spain tiene equipos comerciales, consigue publicidad, pero esa publicidad se factura desde Irlanda u otros países y no pasa por las cuentas de la filial española y por ello la filial factura a la matriz esos servicios. La compañía sigue actuando así salvo con "clientes designados" españoles que no identifica.

A esa partida ahora se añade otra que la propia empresa denomina "ingresos propios" y es la referida a clientes directos españoles. Esa es la gran novedad en las cuentas de 2018 y por esos ingresos propios contabilizó 103,4 millones en 2018.

Pero ese aumento de los ingresos desde los 10 millones de 2017 a los 112 millones de 2018 vino aparejado por un aumento simillar de los costes. Esose debe a que Facebook Spain pagó a Facebook Ireland 96,7 millones como "costo para la compañía de actuar como revendedor de publicidad para los clientes españoles designados". De esta forma, aunque Facebook Spain ahora factura parte de los ingresos por publicidad en España, a su vez compra el espacio publicitario a una sociedad irlandesa.

Revisión del auditor

El informe de auditoría de la cuentas de Facebook Spain realizado por EY da algo más de detalles sobre ese funcionamiento. La actividad de la filial española se basa en “brindar soporte de ventas y servicios de marketing a otras compañías del grupo y actuar como revendedor de servicios de publicidad con respecto a los clientes españoles designados”.

La filial española "recibe y paga una compensación por los costos asociados con estos servicios en función de los términos establecidos en los acuerdos con otras empresas del grupo consolidado y se definen en función de los precios según las condiciones del mercado", explica EY.

El auditor señala "el riesgo de que la posición tributaria de la sociedad pudiera no ser compartida técnicamente en caso de inspección por parte de las autoridades fiscales”, así que ha hecho de ese punto un aspecto relevante de la auditoría. Finalmente, tras el análisis de sus expertos fiscales, ha fiormado las cuentas sin salvedades.

Normas