Banca

Ibercaja comienza a cobrar por los depósitos a partir de los 200.000 euros

Santander también baja el listón de las empresas a las que cobra, mientras otras entidades reconocen que seguirán estos pasos

Fachada de una oficina de Ibercaja
Fachada de una oficina de Ibercaja

La banca española comienza a generalizar el cobro de los depósitos a las empresas, siempre que su vinculación con la entidad sea baja y tengan su dinero depositado “como si fuera una caja fuerte”, según reconoce el directivo de una destacada firma bancaria. Hace un mes Bankia sorprendía al mover ficha para compensar el impacto de los tipos negativos impuestos por la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Comunicó por carta a varios clientes que empezarán a cobrar intereses por los depósitos de determinados clientes de banca privada.

Bankia aclaró entonces que considera banca privada a los patrimonios de más de 500.000 euros y que, dentro de este negocio, el cobro solo afectaría a los clientes institucionales (como ‘family office’), dejando fuera a los particulares (personas físicas).

Antes de este comunicado, los grandes bancos, incluido Bankia, ya habían comenzado a cobrar a las grandes corporaciones y clientes institucionales por mantener sus depósitos en el banco. Pero poco a poco esta tasa se ha ido generalizando, y se ha bajado el listón de las empresas a las que se cobra entre el 0,3% al 0,5% (caso de Bankia) por sus depósitos para compensar, según aseguran los bancos, los tipos de interés negativos fijados por el BCE y que cobra a la liquidez de la banca (el 0,5%).

Este es el caso de Santander que ha comenzado a enviar cartas ya a empresas de tamaño medio (de dos a 50 millones de facturación) para comunicarles el cobro de una comisión por depositar su dinero en el banco siempre no que haya apenas movimientos, y cuando el pasivo supera al activo.

En banco que preside Ana Botín también ha comunicado el inicio de una comisión de tres euros por transferencia a estas mismas entidades.

El banco, sin embargo, asegura que no cobra ni cobrará a los clientes de retail por tener su dinero depositado en sus sucursales.

Pero a este grupo de grandes entidades se ha sumado ahora Ibercaja.

La entidad de origen aragonés también ha comenzado a enviar cartas a algunos de sus clientes empresas para comunicarles el inicio del cobro de una tasa del 0,4% por los depósitos que mantienen en el banco a partir de los 200.000 euros. Ibercaja no cobraba nada a las empresas hasta ahora.

Ibercaja, como asegura el resto de las entidades financieras, solo cobrarán esta tasa a las empresas que apenas tengan actividad en su cuenta de pasivo.

Fuentes de varias entidades financieras consultadas coinciden en asegurar que, de momento, no han bajado el listón a los 200.000 euros, “pero parece que no tenemos más remedio que seguir sus pasos”.

Normas